Mujer

Viernes, 17 de Febrero, 2017

El Templo de Salomón

Un lugar para avivar su fe

 

El Templo de Salomón es una casa de oración para todos los pueblos. La esencia de Dios está presente en la tierra para contemplar Su belleza y magnitud.

¿Con qué propósito mandó Dios a construir el tabernáculo? Era un lugar para colocar el nombre de Dios y para mostrar que existía la Presencia de Dios. Sabemos que ese tabernáculo construido por Moisés era móvil, iba de un lugar a otro de acuerdo con la peregrinación de Israel por el desierto.

La Biblia dice que el pueblo hebreo se rebeló contra Dios, pero aun así Dios no quitó Su presencia del tabernáculo, la mantuvo porque quería cumplir Su promesa de entregarles la tierra prometida. Una vez allí, comenzó la etapa de los reyes y Salomón construyó el templo fijo del Dios Altísimo, donde estarían permanentemente Su nombre y presencia. Sin embargo, cuando el rey Salomón se corrompió, el templo fue destruido.

Israel volvió a la tierra prometida en 1948 y hasta hoy no logró reconstruir el templo; y por como andan las cosas, tampoco lo conseguirá, debido a la dificultad política.

En la actualidad, Dios formó un pueblo de fe que aprendió el camino del sacrificio, y construyó el Templo de Salomón en San Pablo, Brasil. Ese lugar deja de ser una réplica debido a su santidad para pasar a ser el auténtico; todo para la gloria de Dios.

Mientras el tabernáculo de Moisés y el Templo de Salomón estaban de pie, había garantía de que el nombre y la presencia de Dios estarían allí. Cuando el templo y el tabernáculo fueron destruidos, la presencia de Dios se esfumó.

Mientras nosotros, que somos piedras vivas, estamos unidos a Jesús, el templo sigue de pie. Pero si caemos o le damos la espalda a la fe, al respeto, al temor a Dios, el Espíritu Santo se aparta de nosotros y entramos en depresión espiritual.

El Templo de Salomón es el lugar donde está Su nombre, Su presencia. Un maravilloso lugar de alabanza y adoración al Altísimo.