Acción Social

Viernes, 31 de Marzo, 2017

Ayuda a los afectados en Trujillo

Con gratitud recibieron el apoyo

 

Las torrenciales lluvias en el norte del país se convirtieron en la peor de los últimos 50 años, ocasionando inundaciones, deslizamientos de tierra y desbordamientos de quebradas, dejando a miles de personas damnificadas.

Trujillo ha sido una de las ciudades más azotadas por el efecto del fenómeno El Niño Costero; como saldo ha dejado miles de personas damnificadas, casas inundabas e inhabitables. Tras el colapso de la quebrada San Idelfonso se vio afectado un cementerio, y con la fuerza del agua, trozos de cadáveres en estado de descomposición llegaron al centro de la ciudad. A su vez, viene sufriendo una serie de contaminaciones por los continuos desbordes y la población está expuesta a diversas enfermedades.

Por ello, el domingo 26 de marzo, la organización Yo te-Ayudo y la Comunidad Cristiana de Espíritu Santo de Trujillo, al saber de la necesidad, se aproximaron al distrito La Esperanza y al pueblo California Virú, llevando ropa y alimentos a los aledaños, ya que no cuentan con suficientes recursos porque la catástrofe natural despojó lo poco que poseían. Esta escasez de víveres es lamentable y los más afectados son los más pequeños.

"Es terrible la situación que estamos atravesando, nuestra ciudad no estaba preparada para   recibir tal evento y el daño que causó es devastador. Es muy triste, muchas familias han perdido todo", contó Luciana, miembro del grupo de evangelización de Trujillo.

Nada de esto impidió a los voluntarios ayudar a aquel que lo necesita y tomar una actitud de altruismo frente a esta desgracia; demostrando solidaridad y amor al prójimo.

En ese momento, teniendo en cuenta la cantidad de los afectados, se inició la distribución de 400 platos de comida listos para el consumo, así como ropa y zapatos.

Por otro lado, los pastores estaban presentes para brindar el alimento de aliento y fortalecimiento espiritual, a través de la Palabra de Dios.

Al finalizar, los pobladores se encontraban felices y contentos, expresando sus agradecimientos por la iniciativa de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo y la organización Yo T- ayudo.