Acción Social

Martes, 30 de Mayo, 2017

Una visita de amor en el penal

Motivación y solidaridad

 

Voluntarias visitan el establecimiento penitenciario San Pedro, en San Juan de Lurigancho, para para brindar ayuda material y espiritual a todos los presentes.

El sábado 6 de mayo, doce voluntarios de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo acudieron al establecimiento penitenciario San Pedro, en San Juan de Lurigancho, para distribuir desayunos que consistían en sándwiches y chicha. Estos aperitivos fueron distribuidos a los familiares que esperaban en largas colas para visitar a sus seres queridos. Asimismo, se realizó una oración por los visitantes y sus parientes que se encontraban detenidos.

Los voluntarios realizaron felices este acto de altruismo, así lo afirma María: “Al ver la tristeza que tienen estas personas por tener a sus familiares presos, despierta en nosotros un deseo humanitario de ayudar a todo aquel que lo necesita; por ello, estamos aquí dispuestos a levantar a las personas, fortaleciéndolas con la Palabra de Dios”.

Los visitantes del penal recibieron con agrado las enseñanzas y los resultados han sido favorables. El objetivo de dicho grupo no es solo brindar alimento físico, sino también espiritual. Creemos firmemente que si se conocen a sí mismas descubrirán la fuerza interior que les cambiará la perspectiva de ver la vida; de esta manera, podrán brindar fuerzas a sus familiares.

La finalidad del equipo es inculcar los valores de superación y autoestima en cada una de las personas, y promover como base principal, el deseo por la presencia de Dios para vencer cualquier dificultad, traumas o miedos.