Obispo Gilberto

Martes, 06 de Junio, 2017

¿Delante de quién usted se ha postrado?

La duda neutraliza la fe

 

Dios quiere que usted disfrute de las bendiciones que él ha preparado para usted. No piense que todo está perdido; los problema, los deslices, son inevitable y serán parte del ser humano, pero de usted depende la posibilidad de hacer lo correcto. Utilice su fe saludable de manera efectiva y consecuentemente obtendrá la victoria.

“La duda es la puerta para que el sufrimiento ingrese; la fe es el arma para que Dios se manifieste en sus vidas. Cuando usa la fe que es la certeza, no existe obstáculo que paralice sus bendiciones;  es decir, con la manifestación de su fe todo lo puede conquistar. Pero solo puede neutralizar sus bendiciones prominentes con la duda, la cual destruye sueños y perspectivas. Por eso, su mayor tesoro es la fe, debe cuidarla y manifestarla en cualquier circunstancia”, dijo el obispo Gilberto Santana, quien impartió un mensaje en base a Daniel 3:10-16, que dice:

“Tú, oh rey, has dado una ley que todo hombre, al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, se postre y adore la estatua de oro; y el que no se postre y adore, sea echado dentro de un horno de fuego.

Hay unos varones… Sadrac, Mesac y Abed-nego; y no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado… Entonces Nabucodonosor ordenó ser lanzados al horno de fuego…He aquí los hombres dijeron, nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, nos librará”.

“Considere a Dios por encima de todo y no se postre delante de los problemas, no se incline delante de nadie, solo de Dios; y así ni el decreto de la muerte, ni la enfermedad, ni los problemas podrán prevalecer contra su vida, sino solo las bendiciones que el Señor tiene para usted”, dijo el obispo. 

A continuación, prosiguió con uno de los momentos más importantes de la reunión, la búsqueda del Espíritu Santo, donde muchas personas se colocaron a disposición de Dios. Así, todos los presentes salieron con la certeza de la victoria.