Series

Martes, 22 de Agosto, 2017

Entrega completa a Dios

Aceptar y obedecer a Dios

 

Para muchos que estaban reunidos en la presencia de Dios, listos para oír la Palabra, Pedro comenzó a decir que Dios no hacía acepción de personas, y cualquiera que fuese justo, o sea, que viviese por la fe, sería aceptado.

Dijo, también, que Jesucristo era el Señor y que fue ungido con el Espíritu Santo y Poder para curar y liberar a los oprimidos por el diablo. Que Él había muerto y resucitado al tercer día, y que por medio de Su nombre todo aquel que en Él creyese recibiría la remisión de pecados.

Fue diciendo estas cosas que el Espíritu Santo fue derramado sobre todos los que oían la Palabra. Ellos no habían sido bautizados en las aguas aún. Pero fueron bautizados en el Espíritu Santo, lo que prueba que ellos no oyeron solamente, sino, que también aceptaron de forma sincera y verdadera la Palabra de Dios.

La obediencia a la Palabra viene después de la aceptación de ella. Yo acepto y obedezco; si no obedezco, es porque no acepté.

¿Cuántas personas ya se bautizaron en las aguas varias veces, y aún así, no fueron bautizadas con el Espíritu Santo?

El bautismo en las aguas sin la aceptación de la Palabra de Dios no es válido. El Espíritu Santo no necesita ninguna regla para ser derramado, lo que sí necesita es una entrega total y completa de la vida en el Altar, a través de la obediencia.

Nosotros estamos viviendo en el Ayuno de Daniel, momento propicio para que estemos más sensibles a la Palabra de Dios, no solo para oírla, sino también para obedecerla.

Una vez entregándose %100 a Él, en la misma intensidad Él se entregará 100% a usted a través de Su Espíritu.

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. […] Entonces, respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?  Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús.” Hechos 10:44;46-48

Aproveche este periodo para estrechar su relación con Dios. No se quede afuera. Para más informaciones sobre esa campaña de fe, busque una Universal más cercana a usted. Encuentre la dirección ingresando en http://www.cces.com.pe/direcciones