Reflexión

Jueves, 31 de Agosto, 2017

El mañana no existe

Pequeños pasos

 

¿Dónde quiere estar en 30 años? ¿Con una buena jubilación, viajando por ahí, conociendo nuevos lugares? Y en 15 años, ¿cómo se imagina? ¿con una familia construida, un cargo de gerencia, tal vez con su propio negocio? En 7 años, quizás, su deseo sea cuidar a sus hijos pequeños o terminar un posgrado. Pero no se engañe: ese mañana no existe.

La frase conocida dice: “¡El mañana se construye hoy!” Aunque eso se haya repetido miles de veces, aún existe una innumerable cantidad de personas que dejan sus planes para después.

“Ese es el problema. Muchas personas sufren por ignorancia, por no saber qué hacer. Pero creo que hay más personas que sufren por no practicar lo que ya saben” afirma el escritor y conferencista Renato Cardoso.

Según él, muchas personas saben lo que deben hacer para alcanzar sus objetivos y, aún así, no lo hacen. Es como la dieta, que siempre “comienza el lunes”, pero ese lunes nunca llega. O la consulta al médico que queda para cuando “sobre tiempo”, pero ese tiempo no aparece. Y así, lo que debería ser prioridad, termina postergado por una excusa tras otra.

Pequeños pasos

Los objetivos grandiosos siempre están lejos. Pero, los pequeños pasos para conquistar esos objetivos están al alcance todos los días. Por ejemplo: “Me gustaría participar de una maratón.” Es algo difícil de lograr, son muchos kilómetros y compiten miles de corredores profesionales. Pero ¿qué se necesita para alcanzar esta meta?

¿Ir al médico y hacer un chequeo físico? Fácil.

¿Visitar al nutricionista e iniciar una dieta adecuada? Con un compromiso, fácil.

¿Una hora de caminata, dos o tres veces por semana, al principio? Queriendo, se puede hacer.

En un año, esos pequeños pasos lo llevarán a cruzar una meta que parece larga. Pensar en grande, en ese caso, desanima. Observar que los pequeños objetivos cumplidos conquistan grandes metas, a su vez, incentiva.

“Usted come todo el día. Bebe todo el día. Duerme todo el día. Probablemente revisa el e-mail y Facebook todos los días. Escucha, lee o mira noticias todos los días. Habla por teléfono todos los días. Se baña todos los días. Y hace muchas cosas todos los días. Algunas de ellas no son necesarias, pero usted encuentra un tiempo para ellas. Por lo tanto, usted puede, si quiere, hacer por lo menos una cosa en relación a sus objetivos todos los días”, afirma Renato Cardoso.

Posponer mata

Un estudio de la Universidad de Sheffield (Inglaterra) revela que la postergación puede desencadenar en ansiedad, malestar e incluso depresión, una enfermedad que actualmente afecta aproximadamente a 120 millones de personas en todo el mundo y que, hasta el 2020, será la enfermedad más incapacitante en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.