Series

Jueves, 31 de Agosto, 2017

5 beneficios del Ayuno de Daniel

Invertimos en nuestra Salvación

 

Vea 5 beneficios que el Ayuno de Daniel promueve:

1-Por medio del Ayuno de Daniel nos aproximamos a Dios

"Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras." Salmos 73.28

Dios debe ser el Primero en nuestra vida, sin embargo, en el mundo de hoy, muchos se han alejado de Él y de Sus enseñanzas. Existen incluso aquellos que, equivocadamente, no creen en la existencia del Señor. Y, por ese motivo, los espíritus malignos se han esparcido entre las personas, utilizando los medios (como internet y televisión) para incentivar el mal en la sociedad. Por eso, durante el Ayuno de Daniel nos distanciamos de este mundo para enfocar nuestra atención diaria en Dios, que desea lo mejor para nuestra vida.

2-Invertimos en nuestra Salvación en el Señor Jesús

 "Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan." Mateo 11.12

Así como en el deporte los competidores entrenan todo el año para enfrentar el desafío de la prueba final, la Salvación es la prueba final del cristiano, y para alcanzarla necesitará invertir toda a su fuerza. Por eso, el Ayuno de Daniel nos lleva a la inversión en la Salvación, acercándonos a Dios.

3-Recibimos el Espíritu Santo en nuestras vidas

"Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre." 1 Samuel 10.6

El Espíritu Santo transforma la vida de aquellos que se entregan a Él, de los que desean tenerlo por encima de todo. Es a través del Espíritu Santo que alcanzamos la presencia del Señor Jesús y es Él también Quien nos enseña sobre las cosas de Dios. Él habita dentro de nosotros dándonos fuerza para vencer el mal e intercede por nuestra vida. Por medio de Él encontramos el camino de la Salvación Espiritual.

4-Nos alimentamos de aquello que trae paz a nuestro espíritu

 "Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo." Romanos 14.17

La comida y la bebida representan a la naturaleza humana, la necesidad de alimentarnos que nos une al plan natural de la vida. Ellas también hacen una referencia a los placeres de este mundo, que nos distancian de Dios. Es así que, durante el Ayuno de Daniel, nuestro principal alimento es el Espíritu de Dios y las enseñanzas que vienen de Él. Cuando estamos cerca de Dios, nos llenamos de paz, alegría, bondad, dominio propio y otros frutos que provienen de Él. Alcanzamos una vida plena y feliz.

5-El diablo tiene dificultad para actuar en contra de nuestra vida

 "Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil."

Mateo 26.41

Nuestra naturaleza humana no es capaz de luchar contra los espíritus malignos. Es por medio de ella que promueven sus trampas contra nuestra vida. Por eso, muchas personas pasan años sufriendo y engañadas por los espíritus malignos. Durante el Ayuno de Daniel, fortalecemos nuestro Espíritu en Dios, buscando Su presencia.