Sociedad

Martes, 09 de Enero, 2018

La piel en peligro

Cuando llega el sol

 

La exposición exagerada a los rayos ultravioletas genera que cada año se registren 1.200 casos de cáncer a la piel,  y 500 personas fallezcan a causa de este mal.

A partir de enero la temperatura se calienta y la gente empieza a guardar sus casacas y chompas para reemplazarlos por ropas más ligeras. Las visitas a la playa o al campo se hacen más frecuentes. Lo que muchos ignoran, es que al exponerse más al sol, las probabilidades de sufrir de cáncer a la piel se elevan.

Según el Ministerio de Salud, cada año se presentan más de 1.200 casos de cáncer a la piel, y cerca de 500 personas fallecen a causa de esta enfermedad.

Los factores que inciden en la aparición de esta enfermedad son diversos. Así tenemos, la sobreexposición acumulativa a los rayos ultravioletas sin protección, que representa el 80% de los casos; los antecedentes familiares, la exposición a ciertos productos químicos, el tratamiento de psoriasis con psoralenos y luz ultravioleta, la xeroderma pigmentoso, etc.

Signos de alarma

El dermatólogo José Aparcana, de Derma-Perú, afirma que si una persona tiene lunares que de un momento a otro causan picazón, dolor y cambian de tamaño y color puede ser que tenga cáncer a la piel del tipo melanoma maligno. En ese caso, agrega, requiere ser atendido lo más pronto posible debido a que el melanoma maligno por su alto grado de malignidad y agresividad puede afectar de manera rápida a otros órganos y provocar la muerte.

El especialista también sostiene que se debe estar alerta cuando una herida o úlcera no cicatriza, se tiene una lesión rojiza o blanca brillante, o un bulto rojizo de bordes redondeados y una hendidura con costra en el centro, ya que estas son posibles manifestaciones del carcinoma basocelular, el cáncer a la piel más frecuente en la población.

El cáncer de piel es prevenible; sin embargo, si se lo deja avanzar las posibilidades de vida son muy pocas. Más del 50% muere antes de terminar las quimioterapias.

Prevención

Para no sufrir esta enfermedad, la dermatóloga Julia Pancorbo recomienda ingerir alimentos con importantes propiedades antioxidantes que ayuden a liberar las toxinas que se acumulan en la piel y bloquen las celular cancerígenas, tales como frutas y vegetales de color intenso, por lo menos cinco veces al día.

Otro consejo, es el uso de bloqueadores, lentes, vestimenta adecuada y sombrero de ala ancha, sobre todo entre las 10 a.m. y las 3 p.m. donde los rayos ultravioletas son más intensos.

“Los efectos de la radiación solar son acumulativos, si uno no se ha cuidado adecuadamente durante la niñez y la adolescencia en el futuro correrá el riesgo de sufrir de cáncer a la piel”, afirma. (Redacción)

“Mi vida era un calvario”

Alex Moura sufrió de cáncer a la piel a los 31 años como consecuencia de los tratamientos para controlar la psoriasis.

“Todo comenzó con manchas a la piel en las piernas que luego se extendieron en casi todo el cuerpo, y que con el tiempo se convirtieron en llagas y después en tumores. Por el dolor y la picazón que me causaban, mi vida se convirtió en un calvario”.

Alex cuando conoció a la CCES, lo primero que hizo fue aferrarse a su fe para salvarse. Hoy, ya no sufre más esa enfermedad.