Sociedad

Viernes, 19 de Enero, 2018

Que la depresión no te mate

Clave para no perder la vida

 

Casi dos millones de peruanos sufren esta enfermedad, que es culpable de dos de cada tres suicidios en el país. Saber reconocerlo es la clave para no perder la vida.

Tener que romperse las piernas para escapar de la muerte, fue una decisión muy difícil para el fisicoculturista Carlos Ramos, uno de los cinco sobrevivientes del bus que cayó en el serpentín de Pasamayo el 2 de enero último. Si no lo hacía, contó a la policía, se ahogaba en las aguas del Pacífico. Luego de ser operado, lo primero que hizo fue preguntar al doctor cuánto tiempo le tomaría recuperarse. Cuando escuchó que demoraría más de un año, y que ya no sería el mismo, se deprimió.

“Estoy muy preocupado por mi hermano porque me ha dicho que mejor se hubiera ahogado”, dijo Luís Ramos a la prensa luego de visitar a Carlos.

Al igual que Carlos, en el Perú dos de cada tres personas que sufren de depresión piensan en matarse, según el Instituto Nacional de Salud Mental (INSM). Pero ¿por qué sucede esto?

Según Ricardo Núñez, psicólogo del Hospital Humanidad Salud-Rímac, lo que pasa en el país, es que la persona al no saber qué es la depresión y menos diagnosticarla, cuando recibe la noticia de la pérdida de un ser querido, o la confirmación de una grave enfermedad, más se preocupa en la salud física, que en procurar un psicólogo. Y solo lo hace cuando ya intentó quitarse la vida. Y esto sucede así porque los padres enseñaron a sus hijos a minimizar los problemas psiquiátricos, les acostumbraron a facilitarle las cosas, no les enseñaron a tomar decisiones, responsabilidades, a superar frustraciones, a tener iniciativas y creatividad. En otras palabras, no supieron convertir a sus hijos en independientes.

 

Más en mujeres

De acuerdo con el INSM, en el Perú 1’950.000 personas sufren de depresión, de los cuales la mayoría son jóvenes de entre 16 y 30 años y  adultos mayores.

Según  Lorena Pastor, psicóloga psicoterapeuta de Psicotrec, la depresión afecta más a las mujeres porque son más emotivas y sensibles que los hombres,

Sonia Castillo cuenta que cuando le tocó ver a sus padres discutir y  agredirse siendo muy joven, ella se deprimió.

Tratamiento

El psicólogo Ricardo Núñez sostiene que lo primero que se debe hacer con cualquier persona deprimida, es mantenerlo ocupado. Que sepa que va a requerir de una asistencia psiquiátrica, que le va ayudar a estabilizarse a través de medicamentos, y luego de un psicólogo para la modificación de la conducta y la toma de conciencia de mejorar y ser proactivo. En estos casos, el trabajo es en equipo

“Si no queremos tener personas que se suiciden, que maltraten a la gente, u otra enfermedad mental, la educación en los niños de tres años hasta los diez es fundamental; y en esta tarea los padres deben participar de las escuelas de padres”, advierte.

Sonia no tuvo ese apoyo, e intentó quitarse la vida tres veces. Felizmente pudo conocer a la CCES donde aprendió a usar la fe. Hoy está curada. (Redacción)