Agenda Semanal

Lunes, 22 de Enero, 2018

Reunión de Domingo

Concentración de fe y milagros

 

Cientos de personas se reúnen cada domingo en búsqueda de una solución para el dolor del alma, pues lo que es imposible para el hombre es posible para una Fe verdadera.

Hace algunos días, el mundo se encontraba en celebraciones por el inicio de un nuevo año, todos nos proyectamos de la mejor manera. Y es obvio, nadie piensa en tragedias que involucren a un ser querido o decepciones que amarguen nuestro corazón. Siempre esperamos que situaciones buenas nos pasen aunque no sepamos el porqué, simplemente lo esperamos.

La vida es incierta, pues nada está escrito. Tu vida está hecha en base a tus propias decisiones y cada día escribes un capítulo de tu historia. Imagínese escribir esa historia con la Sabiduría del Altísimo.

El accidente ocurrido en el serpentín de Pasamayo conmocionó a todo el Perú. Como se mencionó antes, nadie espera comenzar el año con tragedias familiares, pero al pasarlas, el dolor es inevitable.

Hoy, 52 familias sufren ese dolor e intentarán seguir adelante sin ellos. Pero ¿cómo conseguirlo cuando nadie parece entenderlo? Con el objetivo de erradicar el dolor del alma, este domingo a las 9:30 a. m. participe de la Concentración de Fe y Milagros de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo más cercana a su domicilio.  Horario de llegada de 9:00 a 9:30 a.m.; otros horarios 7 a.m. y 6 p.m.

 

 

No tuvo que comer

Mientras la familia vivía su propio calvario, la señora Rosa tenía el suyo propio. Debido a la situación difícil que pasó en su niñez (golpes, insultos), la misma que la llevó a pensar varias veces en el suicidio, ella vivía deprimida. Esta situación se agravó cuando le diagnosticaron un soplo al corazón.
a familia de la señora Rosa Samame vivió siempre en constantes peleas, enfermedades, problemas económicos y espirituales. Por la falta de dinero, más de una vez se quedaron sin comer, y los hijos tuvieron que dejar de estudiar.

Sin embargo, todo esto cambió cuando conoció la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo. Perseveró por su salud y su situación económica.