Acción Social

Jueves, 08 de Febrero, 2018

Alegria en el Cerro

Show infantil

 

Olvidaron sus problemas por un momento. Fueron 120 vecinos los que presenciaron un show infantil y degustaron diversos productos que los voluntarios de la CCES les llevaron. También escucharon un mensaje en favor de la familia.

 

 

Vivir en el asentamiento humano del cerro El Pino, en La Victoria, no es fácil. Todos los días los pobladores tienen que subir varias gradas para llegar a sus casas. Y deben hacerlo con cuidado, ya que debido a la superficie rocosa del lugar, de vez en cuando caen piedras que ya han herido a más de un habitante.

Este no es el único obstáculo que los moradores del cerro El Pino tienen que sortear. Últimamente, la presencia de delincuentes ha generado inseguridad en los vecinos. Muchos ya han sido objeto de robos. Por esa razón, la policía inauguró hace algunas semanas un programa de vacaciones útiles para que los niños de la zona, a través del deporte y las artes, potencien sus habilidades y así se alejen de las malas compañías.

A este lugar peligroso, el pasado 13 de enero, un grupo de más de 13 voluntarios de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo (CCES) de Surco fueron llevando alegría, panetones, golosinas, chocolate y una palabra de reflexión a 120 vecinos del lugar.

En el comedor comunitario Rebañito de Jesús, durante una hora y media, 75 niños y 45 adultos presenciaron un show infantil, que incluyó música y competencias de juego. Posteriormente, los presentes pasaron a degustar panetones y vasos de chocolate, que los mismos voluntarios donaron. Los niños, aparte, recibieron bolsas con golosinas.

Antes de retirarse los voluntarios, Delia Giménez, presidenta del comedor comunitario, agradeció el gesto del grupo de la CCES por llevar alegría a los niños y sus padres, todas ellas son personas de humilde condición económica, que deben trabajar muchas horas para llevar el pan a sus hogares.

La coordinadora del evento, Daniela Zimmer, aprovechando la presencia de los adultos, los invocó a cuidar de sus familias y a tener muy presente que solo con Dios podrán transformar sus problemas en victorias.

“Depende de cada uno de ustedes, luchar y crecer como familias”, señaló.

“Solo con Dios podrán transformar sus problemas en victorias”, dijo Daniela a los padres presentes.