Perú

Martes, 06 de Marzo, 2018

Salud

¿Qué sabemos del corazón?

 

Malos hábitos de vida han originado que el 30% de peruanos sufra de problemas cardiovasculares. Incluso, jóvenes.

 

La muerte repentina del periodista deportivo Daniel Peredo a causa de un paro cardiaco, ha puesto nuevamente sobre la mesa el tema de la salud del corazón.

Muchos se preguntan ¿cómo una persona sin antecedentes familiares de dolencias cardiacas, que practica deporte, muere intempestivamente? Según el doctor Oscar Aguirre, cardiólogo de la Clínica Javier Prado, no es frecuente ver este tipo de casos, pero cuando se presentan suele ser originada por cardiopatías que provocan arritmias ventriculares difíciles de detectar con exámenes convencionales, como electrocardiograma o ecocardiograma.

“A estas cardiopatías, que comprometen la conciencia y suelen ser letales, nosotros la conocemos como cardiopatías no estructurales”, señala.

Según el Ministerio de Salud, el 30 % de peruanos sufre una enfermedad cardiaca, originadas en un 80 % por los malos hábitos de vida.

En estos casos, dice el especialista, estamos frente a una cardiopatía estructural, donde el problema coronario, originado por la obstrucción de las arterias que irrigan el corazón, es el más frecuente, incluso en personas menores de 45 años.

Estudios recientes revelaron que al día, 15 personas sufren de infartos; lo peor, el 60 % desconocía que padecía esta enfermedad por no saber reconocer los síntomas.

“Una vez que el corazón queda afectado, ya no es el mismo. El paciente, para vivir ‘normalmente’, deberá tomar remedios y cambiar hábitos”, sostiene Enrique Ruiz Mori, expresidente de la Sociedad Peruana de Cardiología.

Rosa Samamé, por ejemplo, tuvo que dejar muchas cosas cuando le diagnosticaron soplo al corazón, y hacer otras que no hacía, como tomar cuatro pastillas todos los días.

Cansada de vivir así, un día, luego de ver la programación de la CCES, decidió usar su fe para ayudar a curarse. Así lo hizo, y hoy ya no sufre del soplo al corazón.

Verificación es vital

Cuando una persona sufre un paro cardiaco, los que están a su alrededor, si cuentan con entrenamiento en rehabilitación de soporte básico de vida, deben verificar, primero, si hay un trastorno en la circulación y la respiración (se procura el pulso, ya sea en el cuello o poniendo el oído en el pecho) para luego iniciar las compresiones torácicas hasta que llegue la ayuda especializada.

En caso los testigos no cuenten con ese entrenamiento, afirma el doctor Aguirre, deben oxigenar al paciente mientras es llevado al centro o posta de salud más cercana para que reciba reanimación.

SÍNTOMAS

Según el doctor Ruiz, si una persona siente dolor en el pecho opresivo que se extiende al brazo izquierdo y cuello, a la que se suman vómitos, náuseas, palpitaciones, sudoración y ansiedad, debe ir inmediatamente al médico.

 

Prevención

Según el cardiólogo de la Clínica Javier Prado, la única forma de mitigar las enfermedades cardiovasculares, es dando a conocer los factores que lo originan, como la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión, el tabaquismo, la ingesta de comida chatarra, etc.

En cuanto a los chequeos, el doctor Aguirre señala que estos dependerán de la patología que sufra el paciente. Por ejemplo, en los obesos el chequeo deberá ser trimestral; mientras en los diabéticos e hipertensos, mensual. (Redacción).