Sociedad

Jueves, 08 de Marzo, 2018

Internet

¿La nueva droga de niños y adolescentes?

 

Estudios revelan que chicos de 5 años pasan 4 horas diarias en el computador o el smartphone; mientras que los de 15 años, más de 6 horas.

Ricardo había escuchado a sus colegas en el trabajo que la mejor manera de tener ocupados a los chicos inquietos era regalándoles un computador o smartphone. Aprovechando que en una tienda por departamento, ambos aparatos estaban en oferta, decidió comprar los dos. Hoy se arrepiente.

Según Ricardo, por culpa del computador y el smartphone, desde hace cuatro meses su hijo Julito (seis años) ya no quiere jugar con sus amiguitos ni con sus primitos cuando estos vienen a la casa. “A él solo le importa estar pegado a la pantalla del ordenador o del dispositivo móvil. Y si trato de apagarlos me arma un escándalo”, revela.

De acuerdo con estudios de Bitdefender, uno de cada siete niños en el país posee un smartphone y una computadora a la vez, siendo el tiempo dedicado a su uso de cuatro horas diarias a los cinco años, y de más de seis horas en la pubertad.

Para Milton Rojas, psicólogo de Cedro, el uso y abuso del Internet en un niño conlleva a riesgos por la cantidad de pornografía infantil, videojuegos violentos, secuestros, y pedófilos que abundan en la red. A lo que habría que agregar, ciberbullying, ansiedad, depresión, bajas calificaciones si el menor es estudiante, entre otros.

Por lo pronto, Bitdefender ha advertido que 1 de cada 10 menores de 14 años mantiene interés a contenidos pornográficos. Hasta agosto del año pasado, según la policía, se habían registrado 49 denuncias por chantaje sexual a menores.

“Para evitar estos peligros, los padres deben tener una comunicación de calidad con sus hijos y una supervisión constante que permita poner ciertos límites”, señala el psicólogo.

Jesús Veliz, periodista especializado en tecnología, dice que esta comunicación debe llevar a los padres a entender que Internet es la nueva calle que “deben comenzar a andar y conocer si quieren tratar

as situaciones y problemas reales que pueden afrontar sus hijos en la red”.

Videojuegos

Cuando los adolescentes  ganan independencia, constituyen etapas críticas para el abuso en los videojuegos, lo cual genera en los chicos, según Cedro, incapacidad de abstenerse y de detenerse, con lo cual abandonan sus principales obligaciones y surgen cambios de carácter, ya que se vuelven más irritables.

Julinho Garrido recuerda que por invitación de un primo se inició en los videojuegos a los 17 años. “Empecé jugando seis horas diarias, luego llegué hasta 12 horas. Esto originó que bajará mis calificaciones en el colegio”, revela.

Aunque un 8 % a 10 % de los casos de adolescentes que juega en la red desarrolla adicción, un último reporte de Cedro indica que el 45 % de los casos tratados por videojuegos (2017) por esta institución, estuvo conformado por jóvenes entre 12 a 19 años, en su mayoría varones (93 %) en etapa escolar y universitaria. Por otro lado, los juegos en línea que han generado la mayor cantidad de problemas en la muestra estudiada son: DotA2 y Warcraft.

“Vemos a chicos que están triqueando en la universidad porque no focalizan su atención en los deberes, sobre todo llevados por distorsiones y concepciones erróneas que facilitan el juego problemático a partir de creencias que forman parte de la ilusión de control”, sostiene el experto.

ANÁLISIS CUALITATIVO DE JUGADORES EN LÍNEA

PERFIL VARÓN                                                                 

•  Edad promedio: 18 años

•  Inicio del juego: 12 edad mínima,

   64 máxima.

• Tipo: DotA2, Soccer, Armadillo 1,2

   y 3, Warcraft III: Reingo of Chaos;

  Counter Strike.

• Lugar de conexión: laptop,

  cabinas públicas, casa.

• Instrucción: superior (estudiante

  universitario, instituto superior;

  profesional, etc.), secundaria

  (últimos años).

PERFIL MUJER  

• Edad promedio: 20 años

• Inicio del juego: 14 edad mínima,

  64 máxima.

• Tipo: Warcraft III: Reingo of

  Chaos; Counter Strike, DotA2.

• Lugar de conexión: laptop,

  cabinas públicas, casa.

• Instrucción: superior (estudiante

 universitario, instituto superior;

 profesional, etc.), secundaria

(últimos años).                                   

Número de encuestados: 459

 

Referentes

Milton Rojas recomienda a los padres acercarse a sus hijos para convertirse en referentes, a quienes puedan recurrir cuando necesiten ayuda. Asimismo, dice, resulta fundamental que conozcan el contenido de los videojuegos, controlen y monitoreen el tiempo de utilización, y que no se censure ni se castigue.

La mamá de Julinho preocupada por el vicio de su hijo lo llevó a la CCES donde luego de empezar a asistir empezó a controlar su adicción. “Hoy tengo control de mi vida”, asegura. (Redacción).

Jóvenes entre 12 a 19 años, en su mayoría varones, son los más adictos a los videojuegos.

CONEXIÓN

Datos del INEI de 2016 revelaron que el 39,2% de la población de 6 años a más ya accede a Internet en el país.

 

" En el hogar debe existir reglas, valores y disciplina"

Diversos problemas sociales (drogas, delincuencia, etc.), nacen en el hogar. Y para ayudar a los papás a cambiar esta realidad, la Escuela para Madres, donde los papás son bienvenidos, de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, organiza todos los meses un seminario gratuito.

Fernanda Zanini, coordinadora de la escuela, cuenta que en el último evento de febrero titulado ¿Qué tipo de madre soy?, a las presentes se les enseñó sobre la importancia de poner reglas en el hogar, para que los hijos crezcan sabiendo que la casa no es un hotel, donde pueden llegar a la hora que quieren. Asimismo se les habló de disciplina, valores, etc.

La señora Zanini sostiene que la mayoría de las madres que llega a la escuela lo hace porque sus hijos se han enviciado en el Internet o tienen algún problema con las drogas.

“En los próximos meses, la Escuela para Madres contará con el apoyo de psicólogos para el beneficio de las asistentes”, refiere.

Los papás interesados en asistir a los seminarios pueden acercarse al jirón Carabaya 921, excine Metro, cada tercer domingo de cada mes, a las 4:30 p. m.