Reflexión

Martes, 13 de Marzo, 2018

Gratitud

El secreto de la felicidad

 

Por Ana Odonel

La búsqueda de la felicidad es un tema presente en libros, películas y en la mayoría de las personas. Todos quieren sentirse felices y completamente realizados en sus vidas. El problema es que la mayoría de las personas cree que tienen que ser ricas, famosas y poseer muchos bienes para eso.

Pero Laurie Santos, profesora de la materia “Psicología y Buena Vida” en la universidad americana de Yale, no está de acuerdo con esta idea. En sus clases probó con una investigación sencilla cómo es posible ser feliz. En una serie de ejercicios que les pasó a sus alumnos, la idea era reprogramar los propios hábitos para conquistar una vida más saludable y satisfactoria.

Durante una semana, ellos hicieron cosas como dormir 8 horas por noche, dedicar más tiempo a la familia y amigos, usar menos redes sociales y entender que el dinero no es lo más importante. “Muchas veces, relacionamos la riqueza con la cantidad de dinero que tenemos, pero la investigación demostró que el sentimiento está más relacionado con cuánto tiempo usted tiene. Si usted está sacrificando su tiempo para trabajar más y ganar más dinero, eso no es un buen hábito. Sería mejor aumentar la cantidad de tiempo libre que usted tiene”, explica la profesora.

Otra actividad que generó excelentes resultados fue la lista de la gratitud, en la que todas las noches los alumnos deberían escribir las cosas por las cuales se sienten agradecidos. Las listas contaban con agradecimientos a personas, instituciones y reconociendo las propias conquistas personales o experiencias de vida. “Vimos que quienes hacen este ejercicio regularmente tienden a ser más felices”, dijo Santos.

Amargura e ingratitud

La escritora y bloguera Tania Rubim, contó en su blog un momento difícil en el que aprendió esa valiosa lección. “Desde hace algunos años, cuando no lograba embarazarme, me volví una persona amargada que nunca estaba agradecida con nada ni con nadie, porque la amargura predominaba y con ella la falta de gratitud”, escribió.

Ella afirmó que el cambio no vino con la solución del problema, sino cuando entendió que la satisfacción viene del estado del espíritu. “Nuestro interior determina nuestras elecciones, forma de vivir y las relaciones. Mientras seamos dependientes de las circunstancias para ser agradecidas y satisfechas, nunca lo seremos”.

Pero Tania hizo una advertencia: satisfacción no es conformismo, sino ser agradecido y feliz con lo que se tiene mientras se lucha por días mejores. “Si en medio de tantas adversidades usted camina feliz, con certeza el peso será más leve. La alegría y la gratitud son un estado del espíritu que revelan nuestra comunión con Dios. Quien confía, aunque esté pasando por problemas, se alegra, pues sabe en quién ha confiado”, concluye.

¿Le gustó este tema? Entonces, ¡compártalo en las redes sociales!