Series

Miércoles, 11 de Abril, 2018

Como leer la Biblia

Y entender correctamente

 

Recientemente, durante la reunión de la “Escuela de la fe”, que se lleva acabo los miércoles, en el Templo de Salomón, en San Paulo (Brasil), el Obispo Renato Cardoso orientó a todos los miembros como debe ser hecha la lectura Bíblica, con el fin de que exista un entendimiento correcto de la Palabra de Dios.

Para esto el usó un texto del Obispo Edir Macedo, en el cual el cita paso a paso lo que el cristiano debe seguir para una perfecta comprensión de la Palabra de Dios.

“Aunque la Biblia sea un libro lleno de aventuras, poesías y proverbios no debemos leerla como si fuese un libro común. Es importante meditar en casa versículo, en cada palabra, como quien mastica literalmente un alimento sabroso.

Quien lee la Biblia apresuradamente llega a conclusiones precipitadas, que pueden hasta perjudicar su vida espiritual. La lectura Bíblica debe ser pausada, cuidadosa y respetuosa, observando los siguientes aspectos:

Los verbos – “El Señor Jesús dijo:

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10

Cada verbo expresa una acción. Cuando examinamos el sentido de un verbo, la compresión del texto se vuelve mucho más fácil. Entonces vamos a entender los verbos del texto de arriba:

Venir – ¿Quién viene? El ladrón.

Robar – ¿Qué cosa? La salud, la paz, la familia, un buen empleo.

Matar – ¿Quién o qué? Personas, el amor entre marido y mujer, etc.

Destruir – ¿Qué cosa? El cuerpo, a través de vicios, la reputación, etc.

Venir –  ¿Quién viene? El Señor Jesús.

Tener –  ¿Qué cosa? Vida en abundancia”.

El Obispo Renato enfatizó que cuando la persona lee el versículo apresuradamente no percibe a profundidad lo que está escrito. Especialmente cuando se trata de pasajes que ya son muy conocidos y, normalmente, la persona no pone mucha atención, una vez que ya se lo sabe de memoria.

“Por eso la Biblia nos aconseja no a leerla, si no a meditar en ella. La meditación es un proceso pausado y enfocado”, destaca el Obispo.

Puntuación – “Es necesario respetar la puntuación, que es una pausa para separar los pensamientos, dándoles sentido”

Sujeto – “Procure identificar la persona que está hablando: si es el Señor, o el escritor del libro o si se está hablando de otra persona que está siendo citada. Identifique también a quien va dirigido el mensaje. Si a Israel, a la iglesia, a alguien en particular o a todas las personas.”

El Obispo Renato resaltó que aunque la Biblia contiene la Palabra de Dios, pero también la palabra del hombre y la palabra del diablo. Y alertó: “ Ella contiene esas tres voces y si usted no sabe identificar quién está hablando, puede confundirse con lo que está escrito. Presumir que es Dios que está hablando una cosa cuando no lo es”.

Ahí la importancia de tener ese entendimiento completo, de lo contrario, se pueden hacer interpretaciones equivocadas de la Palabra de Dios.

Jesús dijo:

“El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Juan 6:63

El contexto y el tiempo – “Es importante comprender las circunstancias en que el autor se encontraba cuando recomienda alguna cosa de la Palabra de Dios. Muchas de las recomendaciones referentes a comidas, vestimentas e higiene, por ejemplo, tienen que ver con la vida de aquella época y no siempre sirven para la actualidad. Eso se aplica también a algunos conceptos éticos, políticos y sociales”