Perú

Viernes, 20 de Abril, 2018

Economia

¿Tienes un plan B laboral?

 

Los empleos no son para toda la vida. En cualquier momento podemos perderlo. ¿Estamos preparados para una situación así?

 

La relación laboral hoy en día ya no es para toda la vida sino hasta que les convenga a ambas partes: empresa y empleado. Siendo así las cosas, nadie está libre de perder un empleo. No se trata de ser pesimista, sino de estar preparado ante la posibilidad de quedar sin trabajo.

 

Inés Temple, administradora, consultora y autora de varios libros, dice que en una eventualidad de poder perder el trabajo, uno debe tener esbozado las siguientes preguntas: ¿Qué haría si tuviera de dejar mi trabajo actual mañana? ¿Dónde trabajaría? ¿Dónde y cómo encontraría mi siguiente posición? ¿Quisiera cambiar de sector o quedarme en el mismo? ¿Estoy vigente para mi actual sector? ¿Y para el nuevo al que quisiera acceder? ¿Mi CV está actualizado y bien escrito? ¿He incluido mis logros y resultados? ¿Están bien cuantificados? ¿Es mi CV vendedor?

 

Por otro lado, si piensas tener un negocio, las preguntas serían: ¿Qué negocio quiero poner? ¿Cómo lo pondría y con quién?  ¿Tengo ya la idea bien planteada y los pasos a seguir bien analizados? ¿Tengo los fondos para vivir y pagar mis cuentas mientras el negocio surge?

 

“Con todo esto no estoy alentando a nadie a que se distraiga de su trabajo actual, si es que lo tiene. El plan A demanda que demos lo mejor de nosotros para agregar mucho valor y generar resultados sólidos. Sobre todo, si estamos contentos. Pero, como adultos responsables que somos, debemos plantearnos todos los diversos escenarios, tener alternativas y empezar a actuar para no quedarnos desprovistos”, afirma Temple.

 

A pesar de la reciente crisis política que vivió el país, felizmente las personas siguen recolocándose en un trabajo. Según un estudio de la empresa LHH DBM Perú, a febrero de 2018, el 90 % de los participantes de sus programas de ouplacement (procedimientos que una compañía pone en marcha para asistir a un empleado que se queda sin su puesto de trabajo tras una reestructuración) logran recolocarse en un cargo mayor o igual al de su puesto anterior.

 

“El mercado laboral se sigue moviendo, hay nuevas contrataciones, pero esa no es razón para descuidarnos, todo lo contrario”, sostiene la consultora. (Redacción)