Obispo Gilberto

Viernes, 11 de Mayo, 2018

Fuerte o débil

¿Cuál es su estado?

 

Todo aquel que tiene el Espíritu de Dios, es fuerte. Cuando usted ve a una persona abatida y triste por los problemas es porque su espíritu está débil. El espíritu débil se queja de la situación y depende de la suerte. La persona que tiene un espíritu débil, es sentimental.

Al ser una persona débil, el diablo puede vencerla. ¿Por qué? Porque la persona tiene pensamientos de duda; sin embargo, solo el Espíritu Santo tiene la capacidad de tornar una persona fuerte espiritualmente.

Ese fue el caso de Josué, quien, luego de la muerte de Moisés, estaba débil pensando en el pasado. ¿Usted sabía que el débil piensa en sus problemas, y el fuerte piensa en la solución? Así es la fe. Una persona de fe mira hacia el futuro y es fuerte.

Las palabras de Dios para Josué fueron: ‘‘Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé’’. (Josué 1:5).

Hoy, estas son las palabras que Dios le dice a usted, y debe tener oídos para escucharlas. En los días actuales, nosotros tenemos la Palabra de Dios y Su Espíritu; y si usted recibe el Espíritu Santo, será tan fuerte como Jesús. 

Su mirada deber ser hacia arriba, de forma vertical, siempre mirando a Dios, nunca mirando a sus problemas. Quien es nacido de Dios, nunca será débil.