Mujer

Martes, 29 de Mayo, 2018

Mujer

Mujer segura

 

Un poquito de celos no le hace mal a nadie, es hasta normal y necesario, porque si tenemos celos por nuestras cosas personales, ¿cómo no tenerlos por la persona que amamos? El problema es cuando los celos llegan a un extremo dañino y empiezan a traer problemas.

Recuerdo cuando tenía crisis de celos. Nadie en mi familia ni en mi círculo amical lo sabía. Todo estaba dentro de mí. Miraba a Renato (mi esposo) sonriendo y bromeando con mis amigas, y aquello comenzaba a generarme un nudo en la barriga. ¿Él se va a enamorar de ellas? ¿Pensará en ellas cuando estamos juntos? Cuanto más pensaba en las posibilidades de lo que podría estar pasando, más me enojaba con él. Esto duró muchos años, hasta que decidí salir de mi capullo.

Una persona solo tiene celos exagerados en una relación cuando se siente inferior a los demás. Y así yo me sentía, inferior a mi marido. Él era el sol de mi planeta, mi vida giraba alrededor de él.

Solo cuando reconocí lo que yo verdaderamente entendí que nadie podría sacarme de mi lugar.

Mientras te sientas inferior, cualquier cosa o persona es capaz de tomar tu lugar en el mundo. Y ese miedo dentro de ti crea una barrera para protegerte: los celos.

Pero cuando te ves de forma diferente, ya no necesitas llamar la atención, porque brillas con luz propia. La mujer segura de sí misma es atractiva no solo porque se valora, sino porque además logra dar lo mejor de sí misma.

Sal de tu capullo y muéstrales a todos la mariposa que eres. Y si tu esposo piensa engañarte, él será quien pierda.