Sociedad

Miércoles, 04 de Julio, 2018

El empleado excelente

Perfil de un buen empleado

 

Sea diligente:
Dedíquese a todo trabajo, obligación ó encargo asignado con interés, esmero, rapidez y eficacia. ¡No sea negligente!, tiene usted la capacidad y los medios para hacer lo esperado.

No tenga miedo de equivocarse:
El miedo no le permitirá innovar y descubrir formas más creativas y efectivas de realizar su tarea. ¡Será siempre mediocre! Además, el miedo a equivocarse es señal de un carácter orgulloso. ¿Cómo podrá crecer si no está dispuesto a aprender?

Siempre haga más de lo esperado:
¿Le pidieron limpiar una ventana? Limpie también la puerta. ¿Lo contrataron para arreglar un coche? Lávelo también. En fin, cause una buena impresión, gánese la confianza de quien le contrató y buenas referencias también.

No se olvide, por más difícil (ó incrédulo), que su patrón/cliente sea, lo hacemos todo para Dios, que es Justo y Fiel para honrar a los Suyos. Cosechará todo lo que siembre.

Obispo Júlio Freitas
Te Veo en el Altar ó en las Nubes