Series

Miércoles, 18 de Julio, 2018

Vencer una guerra Espiritual

4 Leyes infalibles

 

El Obispo Edson Costa destaca que el mejor momento para el éxito es cuando está en medio de una batalla. Él explica que muchos pierden oportunidades porque olvidan que están en medio de una batalla espiritual y se dejan distraer por otras cosas, se desaniman y sucumben en medio del camino: “Si una persona está en la fe no puede dudar. Es necesario que esté enfocada en su objetivo”, resalta el Obispo. Señaló también cuatro puntos fundamentales para tener en cuenta cuando estamos en medio de un proyecto:

 

1° Ley – No se deje llevar por lo que sus ojos ven

No tenga miedo de las dificultades que se le presenten, no tema que los obstáculos sean más que sus recursos. Sus ojos carnales siempre se van a enfocarse en el problema, pero si usa la fe, tendrá la posibilidad de saber cuán grande es su Dios.

 

2° Ley – Aprenda a sacrificar antes de ir a la guerra

“Y cuando os acerquéis para combatir, se pondrá en pie el sacerdote y hablará al pueblo, y les dirá: Oye, Israel, vosotros os juntáis hoy en batalla contra vuestros enemigos; no desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni tampoco os desalentéis delante de ellos.”, (Deuteronomio 20:2-3).

 

“El sacerdote no sabía luchar, su misión era ofrecer las oraciones y los sacrificios del pueblo a Dios y Él ordenaba que el sacerdote fuese adelante porque representaba la ofrenda”, aclara el Obispo.

 

3° Ley – No vaya a la guerra inseguro

Es necesario estar enfocado, no divida su energía en distintos objetivos. Cada vez que se distrae deja una brecha para que el mal actúe. Manténganse alerta, pues el diablo está alrededor como un león, listo para devorar a sus víctimas.

 

4° Ley – No se entregue por miedo o timidez

“Y volverán los oficiales a hablar al pueblo, y dirán: ¿Quién es hombre medroso y pusilánime? Vaya, y vuélvase a su casa, y no apoque el corazón de sus hermanos, como el corazón suyo.”, (Deuteronomio 20:8).

 

Cuando la debilidad y la duda intentan intimidarlo, sea fuerte. Ponga el 100% de su fe en la Palabra de Dios y Él le dará fuerzas.