Reflexión

Viernes, 10 de Agosto, 2018

El gran privilegio

De tener el Espíritu Santo

 

La importancia del Ayuno de Daniel va más allá de abstenerse de contenido digital, música, lecturas y actividades que nos distraen y alejan de Dios en cuerpo, alma y espíritu; este consiste en enfocarnos en buscar Lo que aparentemente es imposible de obtener: al propio Dios habitando dentro de uno, es decir, ser bautizado con el Espíritu Santo.

¿No es sorprendente saber algo de suma importancia? ¡Puedes tener al propio Dios, el Único, Infinito y Todopoderoso en tu ser!

Es muy probable que hayas escuchado sobre el Espíritu Santo, ¿pero sabes cuál es Su gran valor?

Algunos, aunque cuenten con el soporte familiar, se sienten solos, incapaces de liberarse de las cadenas de la miseria, las enfermedades, decepciones, soledad, tristeza, odio, heridas del pasado… Sin embargo, es posible que tu corazón sea curado, que tengas fuerzas para lograr lo inimaginable y tener el valor de enfrentar a la muerte y al propio infierno que intenta atraparte de por vida.

“Jesús quiere darte el mismo Espíritu que Lo guio, que Le dio el poder para enfrentar el desierto, el diablo, la muerte para resucitarlo […]. Si deseas verdaderamente el Espíritu Santo te entregarás a esta búsqueda, te sacrificarás y harás todo lo que sea necesario para recibirlo, porque cuando eso suceda, nunca más serás el mismo”, dice el obispo Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Sin importar las circunstancias y en dónde estés, tú puedes ser feliz convirtiéndote en la propia bendición al ser bautizado con el Espíritu Santo. La clave es renunciar (y al mismo tiempo obedeciendo la Palabra de Dios) a aquello que te impide lograrlo.