Reflexión

Lunes, 13 de Agosto, 2018

¿Como has pensado ?

¿Es como has vivido?

 

Evidentemente, todo mundo quiere una vida mejor: ocupar un lugar de honor en una empresa reconocida, emprender su propio negocio, ganar mucho dinero, viajar, ir a los mejores restaurantes, comprarse la mejor ropa, manejar un auto nuevo y del año. Sin embargo, aunque querer es un punto importante, es crucial entender que no es suficiente si no se toman actitudes para llegar allá. 

De acuerdo con J. Edington, autor del libro 50 secretos para el éxito, ser exitosos, económicamente hablando, para muchos es algo lejano. “Hay quienes hasta piensan en grande, pero creen que ser rico es algo a lo que no tienen derecho. Todo lo que quieren lograr suena como si no fuera permitido”, explica.

Algo es cierto: la vida que cada persona lleva no es por culpa de la suerte, el destino, su pasado, sus padres, sus orígenes… sino que es el reflejo de la manera en que ha pensado, sea positiva o negativamente. “Una persona se convierte en exitosa cuando deja de ver sus sueños como algo inalcanzable y empieza a verlos como metas que están alcance de sus manos

Sabe que puede ser lo que quiera, por eso lucha para que las cosas sean como ella quiere y no desiste hasta que así sea. ¡Es así como un sueño se hace realidad! Además, es alguien que tiene fe en sí mismo y en Dios. Sabe que, si Él es ilimitado, lo que puede hacer también”, afirma Edington.

Si te has sentido pequeño y crees que esa ha sido la razón por la que tus objetivos no se han concretado, lo mejor será dejar de basarlos en el tamaño de tus condiciones actuales. Los límites que quizá te has puesto solamente desaparecerán a partir del momento en que empieces a ver la vida como Dios la ve: con grandeza.

Informaciones extraíddas de http://universal.org.mx